Piden que se reduzcan los tiempos de espera para operar a pacientes con cáncer de mama

Beatriz Barrera se reunió con la presidenta de la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (ÁMATE), para tratar asuntos relacionados con las listas de espera que existen en Canarias para intervenir quirúrgicamente a estas pacientes

La Asociación pondrá una queja en la Institución con la finalidad de cambiar los protocolos existentes y reducir los plazos vigentes en algunos hospitales de las islas

 

La adjunta de Igualdad y Violencia de Género de la Diputación del Común, Beatriz Barrera, se reunió con la presidenta y la psicóloga de la Asociación de Cáncer de Mama de Tenerife (ÁMATE), María del Carmen Bonfante y Alexandra Nedu, respectivamente, y con el paciente de cáncer de mama, Óscar Rodríguez, quienes pondrán una queja ante los riesgos que corren las pacientes diagnosticadas con cáncer de mama en Canarias al tener que esperar hasta dos meses para ser intervenidas en los quirófanos de las islas, y por lo que pedirán establecer un cronograma que acorte estos plazos.

La decisión de los tiempos de espera la toma el Comité de Tumores de cada hospital. En el Archipiélago muchos de ellos los han establecido entre los 30 y 60 días y, aunque entran dentro de los plazos acordados en la Orden de Garantías, la Asociación cree excesivo este periodo y pide un esfuerzo para mejorarlos y reducirlos a mes y medio. “El Hospital de La Laguna ya tiene establecido mes y medio para intervenir a las pacientes, sin embargo, La Residencia no”, aseguró la presidenta de ÁMATE.

“Las pacientes con cáncer de mama viven con miedo y ansiedad viendo cómo su tumor va creciendo día y noche. Tenemos que intentar mejorarlo y crear más quirófanos y disponer de más médicos y oncólogos”, aseveró Bonfante.

La adjunta de Igualdad solicitará una reunión con el director del Servicio Canario de Salud para abordar esta situación y conocer los motivos de estas demoras en las listas de espera de algunos hospitales del Archipiélago. “Soy defensora de nuestro sistema público sanitario, pero eso no implica que no puedan existir deficiencias. En este caso parece haberlas y la ciudadanía pide una respuesta para saber qué soluciones puede dar la Administración al respecto”.